Día Internacional Contra la Homofobia

Profesor-Pablo-Web

Día Internacional Contra la Homofobia

 

         El 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud, sacó la homosexualidad (y el lesbianismo) de la Clasificación Internacional de Enfermedades (en este caso mentales). En conmemoración a esto, diversos grupos que apoyan la perversión sexual, han logrado conseguir que el 17 de mayo se convierta en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia ( la discriminación hacia las personas transgénero, basada en su identidad de género interna o sicológica).

         Diversas comunidades de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB), celebran este día izando sus banderas con el arcoíris que los representa. En cada intervención social que hacen estas comunidades, intentan que la sociedad acepte sus prácticas perversas. Pero no olvidemos que son grupos con ideologías anticristianas. Promueven, por ejemplo, la adopción de niños(as) por parte de parejas gays y el matrimonio igualitario (hombres con hombres y mujeres con mujeres). Uno de los países que manifiestan más fuertemente esta perversión es Uruguay. Y no es de extrañar, ya que este país es fuertemente anticristiano y anti Dios.

         En Chile, el Movilh y otros grupos que se oponen a los valores de la Biblia, manipulan a los políticos y poderosos del país, para que se incluya el Día Internacional contra Homofobia y Transfobia, en el calendario escolar. La idea es que el Mineduc solicite (o imponga) a los colegios desarrollar acciones “educativas”, artísticas, culturales o deportivas en conmemoración de la fecha.

         Es interesante que estos grupos de perversión sexual, llamen a estas actividades como “educativas” y “formativas”, siendo que, en realidad, son todo lo contrario. Lejos de “formar” a nuestros hijos e hijas, estas ideologías deforman su mente sana. Esto es, porque tienen como fin concientizarlos(as) en la aceptación de ideas y pensamientos insanos. Las comunidades de perversión sexual insisten en llamar “homofobia”, al rechazo que otras personas hacen de sus prácticas. Debemos aclarar que los cristianos y cristianas no somos homofóbicos ni homofóbicas, sino “pecadofóbicos(as)”. Rechazamos todo acto o pensamiento que se opone a los mandamientos de Dios, registrados en la Biblia.

         Los diversos grupos de perversión sexual, han ido manipulando y convenciendo a la gente, especialmente sin Dios, de que sus prácticas no sólo son aceptables desde el punto de vista científico, sino también desde el punto de vista bíblico (aquí entran los teólogos liberales). Y en realidad mucha gente ha caído en su manipulación.

         La grave situación ético moral de nuestra sociedad, hace pensar en nuevas opciones educativas para nuestros hijos e hijas. Quizás, con el tiempo, tengamos que generalizar un sistema de estudio en casa (permitido por el Mineduc), como ocurre en EE.UU, y también en Chile (en forma incipiente). No se trata de escapar de la sociedad, sino de proteger a nuestros hijos e hijas, de la “imposición” de ideologías perversas, como es la homosexualidad.

         La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, tanto la hermandad en general como sus ministros y ministras, debemos reflexionar sobre el impacto que estamos haciendo en la sociedad chilena. Sería bueno replantearnos dos cosas: nuestra forma de evangelizar y nuestro testimonio cristiano ante el mundo.

Categoría: Corporativas, Editorial, Locales, Nacionales | Tags: | Escrito el lunes 4/04/2016

Compartir: Facebook Twitter

Deja un Comentario