Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal

ESTATUTOS

IGLESIA METODISTA PENTECOSTAL DE CHILE

TITULO PRIMERO

NOMBRE, OBJETO Y MIEMBROS

ARTÍCULO PRIMERO: El nombre de la Corporación, será el mismo que hasta ahora ha tenido y que es el de “IGLESIA METODISTA PENTECOSTAL DE CHILE” y su domicilio será la ciudad de Santiago. La Corporación tendrá por objeto: a) Mantener y Propagar los Principios de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, la que tuvo su origen en un movimiento espiritual que apareció en la Iglesia Metodista Episcopal en el año mil novecientos nueve; b) Velar por el perfeccionamiento espiritual de sus fieles e instruirlos en la Confesión de Fe de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile que acepta los siguientes artículos de Fe: UNO: Cree en un Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. DOS: Cree en Jesucristo único salvador de la Humanidad, Hijo de Dios, quien no fue concebido por voluntad humana sino por obra del Espíritu Santo; que murió en la Cruz del Calvario y resucitó al tercer día, ascendió a la diestra del padre para interceder ante el por los que le invoquen en espíritu y en verdad. TRES: Cree en la autoridad de las Santas Escrituras como la palabra de Dios la que esta constituida por los Libros Canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento desde el Génesis hasta el Apocalipsis. CUATRO: Reconoce como Sacramentos: El Bautismo por aspersión para arrepentimiento; el Bautismo de los niños para consagración; la Santa Cena instituida por el Señor y que simboliza nuestra redención por la muerte de Cristo en la cruz; y el matrimonio. CINCO: Cree en el Bautismo del Espíritu Santo como poder regenerador y creador de una vida nueva, acompañada del gozo y la alegría del Poder Pentecostal. SEIS: Cree en la resurrección de los muertos y en la segunda venida de Cristo a la tierra en Gloria y Majestad para llevar consigo a sus redimidos; y SIETE: Cree en la Justificación por la Fe de Jesucristo y no por las obras de la Ley. c) Tomar bajo su tuición, administración y dominio los bienes pertenecientes a los Templos de la Corporación Metodista Pentecostal de Chile que existan en el país; d) Auxiliar a los miembros de la Corporación, de acuerdo con los medios y recursos con que puedan contarse para ello.

ARTICULO SEGUNDO: La Corporación podrá adquirir bienes de todas clases y- a cualquier título, pero no podrá enajenarlos ni gravarlos con hipo­tecas, censos, usufructos, servidumbres o darlos en arrendamiento por períodos superiores a dos años, sin el acuerdo del Directorio de la Corporación, del Pastor y de la Junta Oficial, que constituyen el Gobierno Interno de cada Iglesia Local.

ARTICULO TERCERO: La Corporación com­prende las distintas Iglesias Locales que en los pueblos ciudades del país funcionan bajo la denominación general de Iglesia Metodista Pentecostal de Chile y, por lo tanto, deberán figurar a nombre de la Corporación, todos los bienes raíces y muebles que pertenezcan a dichas Iglesias o se adquieran con fondos erogados por sus miembros.

ARTÍCULO CUARTO: Son miembros de la Corporación: El Obispo, los Presbíteros, los Diáconos y los Pastores Probando.

ARTICULO QUINTO: La Corporación será dirigida por las autoridades que se indican: a) la Conferencia anual; b)La Junta General Extraordinaria; c) El Directorio; d) El Obispo Presidente; e) El Vicepresidente; f) Los Superintendentes de Distritos; y g) La Comisión de Orden, Ascenso y Disciplina.

TITULO SEGUNDO

DE LA CONFERENCIA ANUAL.

ARTICULO SEXTO: La Conferencia anual tendrá dos funciones Espiritual y Administrativa. Su objetivo principal es impartir normas generales de doctrina, unificar las relaciones internacionales e interdenominacionales y las actividades y funciones de los Pastores y demás autoridades y miembros de la Iglesia y es la única autoridad que puede otorgar las credenciales de ordenación de todos sus miembros, designar los Pastores Probandos presentados por el Directorio, previa Licencia del Obispo Presidente e imponer sanciones a un Pastor Gobernante, basadas en el informe del Directorio y elegir a los candidatos a Obispo Presidente y al Vice – Presidente cuando corresponda.

ARTICULO SÉPTIMO: Son miembros de la Conferencia Anual el Obispo, los Presbíteros, los Diáconos y los Pastores Probando.

ARTICULO OCTAVO: La Conferencia Anual será presidida por el Obispo Presidente y contará además con un Secretario y un Pro – Secretario elegidos especialmente para este evento. De las actuaciones de la Conferencia Anual se dejará constancia en un Libro de Actas que será firmado por el Obispo Presidente, el Secretario y por la mayoría de los asistentes a ella. En caso de faltar por cualquier causa el Obispo Presidente, la Conferencia será presidida por el Vice – Presidente. El Secretario y Prosecretario de la Conferencia anual serán elegidos por mayoría de votos de los asistentes en votación económica y durarán en sus funciones por el tiempo que esté reunida la Conferencia.

ARTICULO NOVENO: Para constituir la Conferencia Anual, será necesario que asistan a ella la mayoría absoluta de sus miembros, mencionados en el artículo siete de los Estatutos.

ARTICULO DÉCIMO: La Legislación Eclesiástica de Fe y Orden, es función privativa de la Conferencia Anual y a ella corresponde resolver los artículos de Fe y Doctrina, dentro de la Iglesia. La Conferencia formará un escalafón para el obispo, Los Presbíteros, los Diáconos y Pastores Probando.

ARTICULO UNDÉCIMO: El Obispo Presidente de la Corporación, formará una tabla de las materias, que se tratarán en ella. Esa tabla la presentará previamente al Directorio para su aprobación. Una vez que esté constituida la mesa directiva de la Conferencia, el Obispo Presidente hará dar lectura en alta voz a dicha tabla. La Conferencia podrá modificar algunos de sus puntos o agregar los que estime conveniente, por mayoría de votos de los asistentes.

ARTICULO DUODÉCIMO: La Conferencia Anual se reunirá una vez al año en el lugar y fecha que el Directorio determine, lo que se comunicará a sus miembros por carta certificada, con treinta días de anticipación al de la reunión. Debiendo asistir a ella los miembros mencionados en el artículo Séptimo de los Estatutos.

TITULO TERCERO

DEL OBISPO PRESIDENTE Y DEMÁS AUTORIRIDADES DE LA IGLESIA

ARTICULO DÉCIMO TERCERO: Habrá un Obispo que será Presidente de la Corporación, elegido por mayoría relativa de votos, por los miembros de la Junta General Extraordinaria que será presidida por el Vice – Presidente recién elegido, en votación secreta. Los postulantes deberán reunir los siguientes requisitos: a) Tener -los ‘bienes raíces de su jurisdicción, y no los personales, inscritos a nombre de la Corporación, Iglesia Metodista Pentecostal de Chile; b) Ser casado y Presbítero con Iglesia Constituida; c) Ser su esposa idónea. Los candidatos a Obispos Presidente serán elegidos en la última Conferencia Anual y, después de noventa días, de su celebración, se llevará a. efecto la elección en la Junta Extraordinaria citada especialmente para estos efectos; El Candidato que obtenga la primera mayoría relativa, será_ elegido Obispo Presidente. Los votos en blanco se sumarán a la primera mayoría.

ARTICULO DÉCIMO CUARTO; -

ARTICULO DÉCIMO QUINTO: Corresponde al Obispo Presidente la supervigilancia y dirección superior de todo lo relacionado con la obra en general de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, ateniéndose para ello a los acuerdos De la Conferencia Anual y en receso de ésta a los del Directorio.

ARTICULO DÉCIMO SEXTO: Son atribuciones y deberes del Obispo Presidente, en representación de los miembros de la Corporación, los siguientes: Nombrar a los Superintendente de Distritos, suspenderlos o removerlos definitivamente de sus cargos o trasladarlos, dándoles a conocer el motivo de su suspensión; suspender a los Pastores hasta la próxima Conferencia Anual cuando cometan hechos graves que afecten el prestigio de la Corporación, previo informe escrito del respectivo Superintendente de Distrito. Presidir la Conferencia Anual y el Directorio de la Corporación; citar a sesión a la Conferencia Anual, así como al Directorio, a la. Junta General Extraordinaria y a la Comisión de Orden, Ascenso y Disciplina; formar la tabla de las materias que deban tratarse en ellas; nombrar reemplazantes a los Directores que falten a sesión más de cinco meses, ya sea por enfermedad o por otro motivo y siempre que no excedan de tres Directores; proponer a la Conferencia Anual los nombres de los candidatos a Directores; presentar a la Conferencia Anual una memoria explicativa de la marcha de la Corporación, en la cual dará cuenta de la situación administrativa y financiera de la Iglesia, y, en general, representar a la Corporación en todo sus relaciones internas y externas. Cada vez que el Obispo haga uso del mandato otorgado por la Conferencia Anual, necesitará la aprobación de su Directorio.

ARTICULO DÉCIMO SÉPTIMO: Habrá un Vice Presidente que será elegido por mayoría relativa de votos en la Junta General Extraordinaria respectiva, la que pasará a presidir, entre varios postulantes, en votación secreta y durará en sus funciones seis años y podrá ser reelegido cuantas veces la Junta Extraordinaria lo estime conveniente. Los postulantes a Vice Presidente, deberán cumplir con los siguientes requisitos: a) Ser Presbítero con Iglesia constituida y casado; b) Tener los bienes raíces que están bajo su administración inscritos a nombre de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile y c) Ser su esposa idónea. En caso de fallecimiento o renuncia del Vice – Presidente, se nombrará uno nuevo en la Conferencia Anual más próxima el que durará por el tiempo que le faltaba para completar su período al Vice Presidente que entró a reemplazar. El Vice Presidente reemplazará al Obispo Presidente en caso de fallecimiento o renuncia de éste, debiendo en éste caso llamar a Junta General Extraordinaria, dentro del plazo de sesenta días, contados desde la fecha de la muerte o renuncia del Obispo Presidente para elegir su reemplazante. Asimismo, el Vice Presidente reemplazará al Obispo Presidente en caso de licencia o enfermedad. El Vice Presidente podrá postular o ser elegido Obispo Presidente. Para que los Pastores tengan derecho a votar para elegir Vice Presidente, en la Junta General Extraordinaria en que proceda hacer esa elección, deberán tener los bienes raíces de su jurisdicción y no los personales, inscritos a nombre de la Corporación Iglesia Metodista Pentecostal de Chile y no ser deudores morosos de la Corporación.

ARTICULO DÉCIMO OCTAVO: DEL DIRECTORIO. La Corporación será dirigida y administrada por un Directorio compuesto de once miembros: Un Obispo presidente, un Vice Presidente, Un. Secretario, un Pro Secretario, un Tesorero; un Pro Tesorero; dos Revisores de Cuentas y Tres Consejeros. Los miembros del Directorio prestarán sus servicios gratuitamente. No obstante, los gastos en que incurran para desempeñar sus cargos, serán de cuenta de la Corporación. El Presidente del Directorio, será Obispo y el resto de sus miembros serán Presbíteros.

ARTICULO DÉCIMO NOVENO: Los miembros del Directorio a excepción del Obispo Presidente y del Vice Presiden­te serán nominados por la Conferencia Anual y durarán en sus funciones tres años. De los Directores que termine su período, dos podrán ser reelegidos por voluntad del Obispo Presidente y el resto podrá ser reelegido en votación secreta con siete nuevos postulantes elegidos por el Obispo Presidente. Los candidatos deberán cumplir con el artículo diecisiete, letra b) de estos Estatutos y tener Iglesias constituidas y de buen testimonio. La elección se hará por mayoría relativa de los miembros asistentes a la reunión.

ARTICULO VIGÉSIMO: El Directorio se reunirá cua­tro veces al año, a lo menos, en el lugar y fecha que el Obispo Presidente lo estime conveniente y además, cada vez que el Obispo Presidente lo crea necesario, o se lo soliciten seis de sus miembros. En caso de inasistencia del Obispo Presidente será reemplazado por el Vice Presiden­te.

ARTICULO VIGÉSIMO PRIMERO: SON ATRIBUCIONES DEL DIRECTORIO: UNO) Colaborar con el Obispo Presidente en la dirección superior de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, velando por su afianzamiento, desarrollo y perfeccionamiento ajustándose a las normas que fije al respecto la Conferencia Anual. DOS) Representar judicial y extrajudicialmente a la Corporación, acordando las normas generales del caso, pero en sus relaciones con terceros tendrán la representación el Obispo Presidente, quien procederá conforme a los acuerdos del Directorio. El Obispo Presidente podrá delegar sus facultades en el Vice – Presidente. TRES) Someter los problemas graves que afecten a un Pasto Gobernante a la Conferencia Anual, considerando el veredicto de la mayoría de la Iglesia Local y el informe de la Comisión de Orden, Ascenso y Disciplina. CUATRO) Exi­gir a los Pastores Gobernantes que tuvieren a su cargo bienes de la Iglesia, un Inventario General de todos ellos, con dos copias. De todo lo que se haya adquirido en el transcurso del año se presentará un informe a la Conferencia Anual firmado por el Pastor y la Junta Oficial, uno quedará en el archivo de la Iglesia Local. CINCO) Orga­nizar todo lo relacionado con la situación económica y financiera de la Corporación. SEIS) Aceptar donaciones de entidades públicas, privadas y extranjeras; acordar eroga­ciones ordinarias o extraordinarias de sus miembros y ha­cer depósitos de los mismos en cuentas corrientes bancarias. Disponer en beneficio de la Corporación de los fondos que están a plazo o en cuentas corrientes, en alguna Institución bancaria; abrir cuentas corrientes bancarias  y sobregirar en ellas; endosar y cancelar cheques; reconocer saldos semestrales; retirar talonarios de cheques; acordar la compra de bienes raíces, muebles o valores mobiliarios a nombre de la Corporación, y en general resolver acerca de la inversión que debe darse a dichos fondos. Acordar préstamos a las Iglesias locales y sus condiciones. SIETE) El Directorio deberá otorgar, de acuerdo a la situación económica de la Corporación, ayuda económica a los Pastores, ancianos cuya Iglesia no los pueda sustentar, y a las viudas necesitadas, de los Pastores. OCHO) Redactar un reglamento en que se regulen los pormenores del régimen interno, administrativo y económico de la Corporación, el cual será sometido a la Conferencia Anual, para su aprobación. NUEVE) Exigir al Tesorero o al Protesorero, siempre que los intereses de la Corporación lo hagan necesario, una cuenta o informe documentado de la Tesorería o situación de Caja, y demás antecedentes que se estimen necesarios.

ARTICULO VIGÉSIMO SEGUNDO: Todos los acuerdos del Directorio y de la Conferencia Anual se cumplirán por medio del Obispo Presidente que a la vez es el Presidente del Directorio y, por lo tanto, éste hará las inversiones de fondos y suscribirá conjuntamente con el Tesorero los documentos respectivos, bajo su responsabilidad.

ARTICULO VIGÉSIMO TERCERO: Los acuerdos del Directorio se tomarán por mayoría absoluta de sus miembros presentes. Para que el Directorio pueda sesionar, se necesita que asistan a él, la mitad más uno de sus miembros.

ARTICULO VIGÉSIMO CUARTO: Si faltare alguno de los Directores durante el período para el cual ha sido elegido, por fallecimiento u otra causa, el Obispo Presidente, le designará un reemplazante que durará en sus funciones hasta la próxima renovación del Directorio. Si un Director renunciare a su cargo, el Obispo Presidente pondrá este hecho en conocimiento de la Conferencia Anual quien designará el reemplazante o propuesta del obispo Presidente, salvo que los renunciados constituyan la mayoría del Directorio, en cuyo caso deberá convocarse, a la brevedad posible a una Junta Extraordinaria.

ARTICULO VIGÉSIMO QUINTO: Deberes de los Miembros del Directorio. El Secretario. Le corresponde participar en todas las reuniones del Directorio o y sus funciones serán las siguientes: a) Redactar las actas; b) Conservar bajo su custodia los libros de Actas y comunicar los acuerdos a cada Director; c) Recibir y despachar la correspondencia del Directorio y enviar las citaciones que le encomendare el Directorio; y d) Ejecutar todas las gestiones que le encomiende el Directorio. El Pro Secretario. Secundará al Secretario en sus funciones y ejecutará todo trabajo que se le encomiende, relacionado con la Secretaria y participará en la Comisión de Revisión de Títulos. El Tesorero. Tendrá las funciones siguientes: a) Llevar un Libro de Caja General de entradas y salidas de la Corporación; b) Recibir y depositar los dineros de la Corporación en una institución bancaria; c) Organizar, vigilar y responder de la Contabilidad de la Tesorería; d) Firmar junto con el Presidente los giros; e) Presentar a la Conferencia Anual todo el movimiento financiero de la Corporación, por escrito, con la aprobación del Directorio; y f) Cumplir la misión que el Directorio le encomiende. El Pro Tesorero. Secundará en todas las labores que correspondan a la Tesorería. En ausencia del Tesorero lo reemplazará en sus funciones. Comisión Revisora de Cuentas. Corresponde a ésta Comisión revisar los Libros de Tesorería, cuando estime conveniente y deberá presentar un informe general a la Conferencia Anual. Comisión Revisora de Títulos. Formará esta Comisión el Vice Presidente y el Pro – Secretario, quienes revisarán todos los títulos de las propiedades que pertenezcan a la Corporación, haciéndose acompañar por los Superintendentes del Distrito respectivo. Esta Comisión deberá informar al Obispo Presidente y a la Conferencia Anual de la labor desarrollada durante el año. Directores Consejeros. Son deberes cíe estos miembros cooperar en la Dirección de la Corporación y asumir todas las labores que el Obispo Presidente les encomiende en bien de la comisión.

ARTICULO VIGÉSIMO SEXTO: DE LOS SUPERINTENDENTES DE DISTRITO: Tendrán a su cargo la supervigilancia de la Iglesia en el sector que les señale el Obispo Presidente; deberán velar por el cumplimiento de sus deberes y la conducta ministerial de los Pastores, y de las Juntas Oficiales, quienes deberán ser presentados al Superintendente del Distrito en sus visitas; propondrán por todos los medios a su alcance el progreso y perfeccionamiento espiritual y material de la Iglesia; informarán al Obispo Presidente, de todos los antecedentes que estimen de interés y cumplirán con todas las instrucciones y trabajos que les encomiende el Obispo Presidente; harán confeccionar los inventarios a que se refiere el artículo veintiuno, inciso cuarto de estos Estatutos, y además revisarán los libros que deba llevar cada Iglesia, según el artículo treinta de estos Estatutos.

ARTICULO VIGÉSIMO SÉPTIMO: En caso de problemas graves y urgentes, tendrán facultades para investigar los hechos llamando al respectivo Pastor y presidirán la Junta Oficial debiendo dar cuenta inmediata al Obispo Presidente. En caso de renuncia o abandono de su cargo del Pastor, el Superintendente de Distrito, tomará la dirección de la Iglesia, mientras el Obispo Presidente y el Directorio resuelvan lo conveniente. En caso de fallecimiento del Pastor, dará cuenta inmediata por escrito al Obispo Presidente y mientras tanto asumirá la dirección de la Iglesia correspondiente.

ARTICULO VIGÉSIMO OCTAVO: DE LOS PASTORES. Los pastores tienen a su cargo una Iglesia se llamarán Pastores Gobernantes. Toda Iglesia Local estará bajo la dirección y gobierno de un Pastor, el cual predica, enseña, exhorta y corrige, de conformidad con las enseñanzas de la Santa Biblia, _logrando el perfeccionamiento espiritual de sus feligreses.

ARTICULO VIGÉSIMO NOVENO: Para presentar un candidato a Pastor Probando se procederá en la forma siguiente: a) El Pastor Gobernante presentará el candidato al Superintendente de Distrito; b) Este lo hará al Directorio; c) El Directorio a la Comisión de Orden, ascenso y Disciplina y ésta al Directorio nuevamente y d) El Directorio a la Conferencia Anual.

ARTICULO TRIGÉSIMO: Los Pastores podrán adquirir bienes raíces o muebles a cualquier título a nombre de la Corporación Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. En este cometido podrán fijar el precio de la compraventa, establecer los deslindes de la propiedad, suscribir la escritura de compraventa y, en general, realizar todos los actos O gestiones para que el dominio quede inscrito a nombre de la Corporación. Para gravar o enajenar bienes de la Corporación Los Pastores deberán cumplir los requisitos establecidos en el artículo Segundo de los Estatutos. Corresponde a los Pastores la Administración de los bienes de la Iglesia, deberán confeccionar un inventario de todos los bienes raíces y muebles adquiridos, cada cinco años, por duplicado e Informar al Superintendente de Distrito y enviar un ejemplar, aprobado por la Junta Oficial y firmado por el Pastor, al Obispo Presidente; además, llevarán un Libro de Actas de las sesiones de la Junta Oficial, uno de registro de sus miembros, y uno de finanzas de la Iglesia. El Pastor es el responsable directo del correcto funcionamiento espiritual y material de la Iglesia que está bajo su dirección. Los Pastores están facultados para impulsar a los miembros de su Iglesia y proveerlos con asistencia material y social, preocupándose de las enseñanzas técnicas culturales y educacionales. Crearán Obras Sociales en beneficio gratuito de sus miembros, siempre que la situación económica de la Iglesia lo permita.

ARTICULO TRIGÉSIMO PRIMERO: Todo Pastor y su Gobierno Interno serán autónomos para administrar las finanzas de su Iglesia, las que se perciben por medios de ayuda voluntarias y limosnas que dan los miembros, en los servicios espirituales que se realizan en forma regular. Los Diezmos que voluntariamente dan algunos miembros de la Iglesia, serán de libre disposición del Pastor. La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile podrá adquirir en reconocimiento a las labores del Pastor, un bien raíz en beneficio de él, esposa y familia. Las Iglesias Locales contribuirán mensualmente con un aporte en dinero para solventar los gastos administrativos de la Corporación Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, cuyo monto será determinado anualmente por la Conferencia Anual, de acuerdo a las condiciones económicas de las Iglesias Locales.

ARTICULO TRIGÉSIMO SEGUNDO: Los Presbíteros serán inamovibles en la dirección y administración de sus Iglesias Locales. Esta inamovilidad podrá sufrir alteración en caso de fallecimiento, renuncia, permutas voluntarias, traslados aceptados por él y por inmoralidades. Los Presbíteros deberán practicar y. enseñar el respeto y el sometimiento a las potestades superiores y a la Conferencia Anual que es la autoridad máxima de la Corporación.

ARTICULO TRIGÉSIMO TERCERO: DE LAS IGLESIAS LOCALES: Las Iglesias Locales, se componen como a continuación se indica: a) Un Pastor; b) Una Junta Oficial; c) Miembros Probando y en Plena Comunión. El conjunto de éstos, forman la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.

ARTICULO TRIGESIMO CUARTO: DE LAS JUNTAS OFICIALES. La Junta Oficial la formarán un grupo de personas elegidas libremente por el Pastor de los miembros en plena Comunión de la Iglesia Local. Toda Junta Oficial será colaboradora del Pastor en la dirección y administración de la Iglesia y de la Obra que ésta realice. El Pastor que desee constituir una Junta Oficial deberá tener más de cincuenta miembros en su Iglesia. Toda nueva Junta Oficial, deberá ser confirmada por el Superintendente de Distrito.

ARTICULO TRI­GÉSIMO QUINTO: Los miembros de la Junta Oficial, durarán un año en sus funciones, podrán ser reelegidos o reemplazados por otros y el número de ellos lo determinará el Pastor. En caso de dificultades o problemas graves que se produzcan en la Junta Oficial, el Pastor les dará solución, reorganizando este cuerpo e informando al Superintendente del Distrito, quién resolverá el caso en definitiva. La Junta Oficial velará por el sostenimiento del Pastor.

ARTICULO TRIGÉSIMO SEXTO: Los miembros Probando adquieren este carácter, después de haber permanecido un tiempo mínimo de seis meses en la Iglesia, de haber hecho declaración pública ante la Congregación de que buscan la salvación de su alma, de hacer una promesa formal de abstenerse de todas las cosas contrarias a la enseñanza de la Palabra de Dios y de asistir con fidelidad a la Iglesia.

ARTICULO TRIGÉSIMO SÉPTIMO: Los miembros en Plena Comunión, son los que bajo la vigilancia del Pastor y de a Junta Oficial, han cumplido debidamente un tiempo mínimo de un año de permanencia en la Iglesia y sus promesas hechas como miembros Probando y que después de haber sido aprobada su conducta por la Junta Oficial y el Pastor, se les administrará el Sacramento del Bautismo y tomarán sobre sí nuevas promesas de fidelidad ante la Congregación, quedando como miembros definitivos de la Iglesia.

ARTICULO TRIGÉSIMO OCTAVO: Los Miembros de la Iglesia, de cualquier jerarquía, deberán observar una conducta ejemplar, en obediencia a las potestades superiores de la Iglesia. Toda rebelión será motivo suficiente para que el Pastor y su Junta Oficial, investiguen el caso y apliquen la sanción que estimen conveniente.

ARTICULO TRIGÉSIMO NOVENO: Todo grupo marginado de alguna Iglesia, no será atendido por el Directorio de la Corporación.

ARTICULO CUADRAGESIMO: DE LAS JUNTAS GENERALES: Habrá Juntas Generales Ordinarias y Extraordinarias. Las primeras se celebrarán una vez al año, en el lugar y fecha de la celebración de la Conferencia Anual y donde el Directorio lo haya acordado y tienen por objeto resolver todo lo concerniente a la administración y disposición de los bienes de la Corporación e impartir normas de carácter general sobre la situación económica y financiera de la Iglesia. Además, podrá tratarse en ellas cualquier asunto de orden temporal relacionado con la Corporación.

ARTICULO CUADRAGÉSIMO PRIMERO: Las Juntas Generales Extraordinarias se reunirán cuando el Obispo Presidente las cite, o cuando la mayoría de los Directores lo soliciten por medio de carta certificada, firmada, dirigida al Obispo Presidente y a los miembros de la Corporación, expresando el objeto de la reunión, que podrán ser los siguientes: a) Modificación de los Estatutos de la Corporación; b) Elegir al Obispo Presidente y al Vice – Presidente y c) Elegir Directores en el caso del inciso final del artículo veinticuatro. En estas Juntas sólo podrá tratarse del objeto o materia para la cual han sido convocadas. Tanto las Juntas Generales Ordinarias como las Extraordinarias serán convocadas por medio de una carta certificada dirigida al domicilio de todos los miembros que tienen derecho a participar en ellas y mediante un aviso publicado por tres veces, en días distintos, en un diario del domicilio social, dentro de los diez días que precedan al fijado para la sesión. No podrá citarse en el mismo aviso para una segunda reunión cuando por falta de quórum no se lleve a efecto la primera. Tendrán derecho a asistir a las Juntas Generales Ordinarias o extraordinarias las personas mencionadas en el artículo Séptimo de los Estatutos. Además, podrán asistir S sin derechos a voto, las personas que el Obispo invite para informar sobre materias específicas de interés para la Corporación. Las Juntas serán presididas por el Obispo Presidente y en caso de ausencia q enfermedad de éste por el Vice – Presidente. En cada Juntase designara en votación económica, a propuesta del Obispo Presidente, las personas que desempeñarán el cargo de Secretario y Prosecretario de ellas, quienes ejercerán dichas funciones solo mientras esté reunida la Junta. El  Secretario elegido levantará un acta de todo lo tratado en ellas, la que será firmada por el Obispo Presidente, por el Secretario y tres de los miembros asistentes, elegidos en la Junta.

ARTICULO CUADRAGESIMO SEGUNDO: Si el Directorio desea acusar al Obispo Presidente o al Vice Presidente, deberá citar a una Junta General Extraordinaria la que no podrá ser objetada por el Obispo Presidente, mediante una carta certificada dirigida al Obispo Presidente y a los miembros de la Corpo­ración, expresando la causal que motiva la acusación, que podrán ser las siguientes: a) Mala administración de la obra; b) Abuso de poder; y c) Inmoralidades. Si la acusación es rechazada por la Junta General Extraordinaria deberá renunciar el Directorio de inmediato y procederse a elegir uno nuevo. Si la acusación es aprobada se suspenderá de sus funciones, ya sea al Obispo Presidente o al Vice – Presidente, según sea uno u otro el acusado, por un plazo de cuatro meses. En caso de faltas que se estimen de suma gravedad, la Conferencia Anual, a petición del Directorio, podrá acordar la separación definitiva del Obispo Presidente y del Vice – Presidente. Las Juntas Extraordinarias que tengan por objeto conocer de la acusación al Obispo Presidente serán presididas por el Vice – Presidente.

, según sea uno u otro el acusado, por un plazo de cuatro meses. En caso de faltas que se estimen de suma gravedad, la Conferencia Anual, a petición del Directorio, podrá acordar la separación definitiva del Obispo Presidente y del Vice – Presidente. Las Juntas Extraordinarias que tengan por objeto conocer de la acusación al Obispo Presidente serán presididas por el Vice – Presidente.

ARTICULO CUADRAGÉSIMO TERCERO: El quórum para que se constituyan las Juntas, será el de la mayoría absoluta de los miembros que tienen_ derecho a asistir a ellas y sus acuerdos se tomarán por la mayoría absoluta de los votos de los miembros presentes, siendo decisivo el del Presidente en  caso de empate.

ARTÍCULO CUADRAGÉSIMO CUARTO: DE LA COMISIÓN DE ORDEN, ASCENSO Y DISCIPLINA. La Comisión de Orden, Ascenso y Disciplina estará compuesta de • ocho Presbíteros designados por el Obispo Presidente, quienes durarán tres años en sus funciones, pudiendo ser reelegidos en forma indefinida. De entre los Presbíteros designados, el Obispo Presidente elegirá al Presidente y Secretario de la Comisión y el resto de sus integrantes se denominan miembros de la Comisión.

ARTÍCULO CUADRAGÉSIMO QUINTO: Si faltare alguno de los miembros de la Comisión durante el período para el cual ha sido elegido, por fallecimiento u otra causa, el Obispo Presidente designará al reemplazante que durará en sus1 funciones hasta la próxima renovación de sus integrantes.

ARTICULO CUADRAGÉSIMO SEXTO: Deberes de los miembros de la Comisión de Orden, Ascenso y Disciplina: a) Ejecutar todas las gestiones que le encomiende el Obispo Presidente; b) Informar al Directorio sobre los problemas graves que afecten a un Pastor Gobernante, de acuerdo a lo que señala el artículo vigésimo primero número tres de los Estatutos; c) Informar al Directorio sobre la idoneidad o falta de idoneidad de los postulantes a Pastor Probando, de acuerdo a lo que señala el artículo vigésimo noveno de los Estatutos; y d) Informar a la Conferencia Anual cuando esta requiera la ampliación o aclaración de un informe para aplicar sanciones a un Pastor o para pronunciarse sobre 1 as ordenaciones de los mismos.

ARTICULO CUADRAGÉSIMO SÉPTIMO:   Los   integrantes de la  Comisión  de  Orden,  Ascenso y Disciplina   tendrán  acceso  a  toda  la  información  que requieran para  evacuar sus informes  sin  que  los pastores o miembros de las Iglesias  Locales  puedan  oponerse ello.

En  comprobante firma previa lectura.  Se  da copia