EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD

 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9:6 

Títulos raros para un bebé ¿cierto?. Ese bebe no era un simple niño, aquel bebé era Dios mismo. En otras palabras, en navidad no celebramos el nacimiento de un bebé, en navidad celebramos la encarnación de Dios mismo. Por eso es extraño que el mundo celebre su nacimiento, pero odie su evangelio. 

Veremos el detalle de estos nombres que presenta el profeta Isaías en relación a Jesús.

 

  1. “Niño nos es nacido”. Eso habla de la humanidad de Jesús, él fue verdaderamente hombre. ¿Por qué fue hombre? Porque él tuvo que ser tentado en todo como hombre, para así poder vencer al pecado como
    hombre.
  2. “Hijo nos es dado”. Eso habla de la deidad de Jesús, él también fue verdaderamente Dios. Él tuvo que ser hombre para derrotar el pecado y fue Dios para derrotar la muerte.
  3. “Y se llamará su nombre Admirable, Consejero”. Admirable y Consejero van Juntos. Eso significa una maravilla de consejero. Los hombres buscan respuestas, el mundo busca una guía, pero ellos buscan equivocadamente. Ellos buscan las respuestas en tarotistas, horóscopos, psicólogos, pastillas… La Biblia dice: Aquí hay un maravilloso e inigualable y perfecto consejero y su nombre es Jesús. Como Dios, él lo sabe todo, ¿no le gustaría tener esa clase de consejero?
  4. “Dios Fuerte”. Él no solo le dice que hacer como consejero, también le da la fortaleza para poder hacerlo. Él tiene el poder divino total, por eso somos más que vencedores en Cristo! 
  5. “Padre Eterno”. Él es tanto un Hijo como un Padre. Él es un niño en lo temporal, pero es un Padre en lo atemporal. La eternidad reposaba en las manos de este maravilloso bebé, una vez un pesebre tuvo en su
    suelo algo más grande que toda la infinidad del universo, ahí estaba Cristo.
  6. “Príncipe de Paz.” Este bebito no solo implanta paz eterna en nuestros corazones, sino que también hizo la paz entre Dios y los hombres. Él es nuestra paz. Este niño es todo lo que los hombres necesitan. 

Piense en esto: Antes de que Dios pensara en la cruz, tuvo que pensar en el pesebre. Belén simplemente existió para que el calvario pudiera suceder. Él solo fue un bebé para que pudiera ser un hombre y luego morir. El solo vivió para morir.

Esas pequeñas manos de bebé, suaves, formadas por el Espíritu Santo en el vientre de María, fueron hechas para que los clavos pudieran perforarlas. Esos pequeños pies regordetes, rosas y suaves e incapaces de caminar, iban a caminar un día en un monte para ser clavadas a una cruz solo por amor a ti.

Una Feliz Navidad…

Categoría: Corporativas, Locales, Nacionales | Tags: | Escrito el martes 24/12/2019

Compartir: Facebook Twitter

Deja un Comentario