LLAMADA A LA PRESENCIA DEL SEÑOR

    El día martes 21 de julio nuestro Señor llamó a su presencia, a la edad de 91 años a nuestra hermana Hortensia Jaramillo Valdebenito, quien fuera la madre de nuestro Pastor Rigoberto Huenumán Jaramillo, de la Iglesia de Traitraico.
Nuestra hermana nació el 18 de noviembre de 1929 y contrajo matrimonio con Ayodato Huenumán Cariman con quien estuvieron 74 años de matrimonio y 65 años sirviendo al Señor.
   En el año 1955 su esposo es llamado al evangelio, luego de una enfermedad de su segundo hijo. Dios llamó a su hijo a su presencia y en medio de este dolor, el padre aceptó al Señor en su vida. Su madre no quería nada con el evangelio, diciendo que perdería sus amistades, compadres o otras cosas. Al poco tiempo se enferma otro de sus hijos, con carácter de gravedad. Sin otra salida, ambos padres se arrodillaron y pidieron misericordia por él, viendo la mano del Señor a su favor y sanándole. En gratitud a Dios, por tan gran milagro, ambos padres decidieron servir al Señor y es así como desde el año 1955 han servido al Señor, con diferentes dificultades, pero manteniendo su amor a Dios en todo momento.
    Comenzaron a servir al Señor en la Iglesia de Pucura (local de Villarrica), que dirigía el Pastor Ismael Bascur (padre), recibiendo la solidez del evangelio y donde participaron por mucho tiempo. Ambos ocuparon diferentes responsabilidades, siendo nuestra hermana en muchas oportunidades Jefa de las Dorcas en Pucura.
Sus 9 hijos recibieron de nuestra hermana la enseñanza, el ejemplo de familia y de cristiana, el cuidado amoroso, siempre cuidando que cada uno de sus hijos tuviera el abrigo y alimento, pero sobre todo, la herencia del evangelio, llegando 3 de sus hijos a recibir la honra de ser pastores (Rigoberto, David, Elías), siendo su hijo mayor nuestro Pastor Rigoberto Huenuman Jaramillo, gobernante de la Iglesia en Traitraico.
    Su ceremonia de sepultación se realizara el día jueves a las 15:00 hrs en el cementerio de Pucura, manteniendo los cuidados respectivos de acuerdo a las normas establecidas de sanidad.
Nuestra hermana y fiel sierva del Señor ha descansado de sus trabajos, pero sus obras con ella siguen, ahora disfruta con nuestro Señor de las moradas celestiales y de la corona incorruptible de gloria…

                                                                       

                              «He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe»  (2° Timoteo 4:7)

Categoría: Locales, Nacionales | Tags: | Escrito el miércoles 22/07/2020

Compartir: Facebook Twitter

Deja un Comentario