Pastora Anita Araya, llamada a la presencia del Señor

Queremos informar a todo el pastorado e iglesia en general, el sensible fallecimiento de la pastora Anita Araya, viuda de quien fuera nuestro pastor Sixto García Vega (Q.E.P.D.) de la Iglesia en Coquimbo. El pastor Vicepresidente Ejecutivo, Honorable Directorio, Tribunal Eclesiástico y cuerpo pastoral de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile (Derecho Privado) hacen llegar sus más sinceras condolencias a la familia e iglesia de Coquimbo, como a sus pastores Jorge Novoa Valenzuela y Marisol Herrera Balboa.

Departamento RR.PP. IMP de Chile.

Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.                                                                                                                                                                                                                                                                         Apocalipsis 14:13

BREVE BIOGRAFÍA PASTORA ANA ARAYA IBARRA.

Ana Luisa Araya Ibarra, nació en San Vicente de Tagua Tagua, un 03 de julio de 1947. Vive su niñez con sus padres, hasta que su madre los abandona, hecho que la golpea muy fuertemente emocionalmente, lo que la hace acercarse a Dios, y al ser educada en un colegio de monjas, es guiada en los principios éticos. Es en un momento de angustia cuando recibe a Cristo en su vida, y comienza a congregarse en la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, en la comuna de La Cisterna, Santiago, y en donde encuentra a su esposo, el pastor Sixto García Vega, de estado civil viudo. En mayo de 1981, el pastor Manuel Rojas Tapia bendice su unión matrimonial.

Del fruto de este amor nacieron sus hijas, y fue la madre de los hijos del  primer matrimonio del pastor Sixto, enseñándoles la instrucción bíblica, como también lo hizo con las hermanas Dorcas de la iglesia en Coquimbo. Fue bendecida también con el don de profecía y discernimiento de espíritus, además de haber sido una mujer de mucha oración y de amor  especialmente a los niños y juventud. En el año 1995, compartió el reconocimiento público de su esposo, al ser nombrado éste Hijo Ilustre de Coquimbo y, en el año 2013 al recibir una distinción del Congreso Nacional, por su trayectoria en la predicación del Evangelio. Su esposo falleció el año 2018, a la edad de 93 años.

La pastora Anita sufrió en el último tiempo un severo accidente físico con daño neurológico, siendo llamada a la presencia del Señor este domingo 7 de junio de 2020, a la edad de 72 años. 

Deja un legado de enseñanza y amor que seguirá vigente, al igual que las palabras que muchas veces predicó, donde decía que el hijo de Dios siempre debe aferrarse a Él, pues sus planes son perfectos. 

                                                                                       

Categoría: General, Locales, Nacionales | Tags: | Escrito el lunes 8/06/2020

Compartir: Facebook Twitter

Deja un Comentario